top of page

Revisitando frases familiares: ¿Qué hay detrás de nuestros mandatos familiares?

En muchas familias, ciertas frases se repiten tanto que se convierten en mandatos, pequeñas reglas no escritas que guían nuestro comportamiento y nuestra forma de pensar.



Aunque a veces estos mandatos pueden parecer inofensivos, es importante revisarlos críticamente para entender su impacto en nuestra salud mental y emocional. Hoy exploraremos algunas de estas frases y veremos qué implicaciones psicológicas pueden tener.


"Los trapos sucios se lavan en casa"

Esta frase sugiere que los problemas familiares deben mantenerse en privado y no discutirse fuera del círculo familiar. Si bien la privacidad es importante, este mandato puede impedir que busquemos ayuda externa cuando realmente la necesitamos. Esta mentalidad puede generar una cultura de silencio y estigmatización, donde los problemas se esconden en lugar de resolverse. En psicología, es crucial reconocer cuándo este mandato está contribuyendo a mantener situaciones de abuso o sufrimiento emocional.


"Aquí se hace lo que yo digo"

Este es un claro ejemplo de un mandato autoritario, donde una figura de autoridad impone su voluntad sin espacio para el diálogo. Este tipo de mandato puede llevar a la sumisión y la falta de autonomía en los miembros de la familia. En un contexto psicológico, es fundamental promover la comunicación abierta y el respeto mutuo para fomentar el desarrollo de individuos seguros y con capacidad de toma de decisiones.


"La familia es lo primero"

Aunque a primera vista parece una afirmación positiva, puede convertirse en un mandato que prioriza las necesidades y deseos de la familia sobre las individuales. Esto puede llevar a la autoanulación y a la dificultad para establecer límites saludables. Desde la psicología, se busca un equilibrio donde las necesidades individuales y familiares puedan coexistir

armoniosamente.


"No llores, eso es de débiles"

Este mandato promueve la represión emocional, especialmente en los hombres, perpetuando la idea de que expresar emociones es un signo de debilidad. En psicología, es bien sabido que reprimir las emociones puede llevar a problemas de salud mental. Es esencial fomentar un ambiente donde todas las emociones sean válidas y puedan ser expresadas libremente.


"El dinero no crece en los árboles"

Este tipo de frases puede inculcar una mentalidad de escasez y ansiedad respecto al dinero. Aunque es importante ser consciente de los recursos financieros, también es crucial no vivir en constante preocupación. La psicología financiera sugiere que un enfoque equilibrado y realista hacia el dinero puede contribuir a una mayor estabilidad emocional.


Revisar y cuestionar estos mandatos familiares no significa despreciar nuestras raíces, sino entender cómo nos han moldeado y qué podemos cambiar para vivir una vida más saludable y auténtica.

En psicología, el autoconocimiento y la reflexión sobre nuestras experiencias familiares son pasos esenciales para el crecimiento personal.


Esperamos que este post te haya hecho reflexionar sobre las frases que has escuchado en tu familia y cómo han influido en tu vida. Si sientes que algunos de estos mandatos están afectando negativamente tu bienestar, no dudes en escribirnos.



9 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page